Una mirada ecológica y frugal

artículo de Luis G. Sanz

Apartamento en Moscú de INT2 Architecture.

Apartamento en Moscú de INT2 Architecture.

Hay dos publicaciones digitales norteamericanas a las que me asomo regularmente: una es treehugger y la otra lifeedited.

Treehugger fue creada con la intención de ensanchar el panorama de las noticias sobre sostenibilidad o ecología, ampliando el espectro de las mismas y ofreciéndolas de una manera que fueran atractivas para una mayor cantidad de público.

Ahora mismo se fijan en temas tan variados como energías renovables, vehículos eléctricos, bicicletas en las ciudades, casas pasivas buscando no consumir, viviendas mínimas, un toque de naturaleza, otro de alimentación saludable…

Lifeedited, por su parte, se centra en la búsqueda y difusión de ejemplos y razones para una vida más sencilla, en viviendas más pequeñas y con menos pertenencias.

Ambas tienen una importante característica común y es que fueron fundadas por el arquitecto canadiense Graham Hill, lo que les proporciona una mirada concreta, que parece traslucir en todo momento el ejercicio de habitar.

Emprendedor exitoso, seguido por un amplio público a través de entrevistas en televisión, libros y conferencias, está entregado a la divulgación de unos principios que sintetiza en eslóganes del tipo “lo pequeño es sexy” y “lo que cuenta es el acceso y no la propiedad”.

Tras vender treehugger por 10 millones de dólares adquirió un apartamento de 40 metros cuadrados en New York y lo convirtió en el laboratorio desde el que predicar con el ejemplo que el tamaño no importa tanto, si te organizas y utilizas los recursos adecuados.

El programa del apartamento incluye lujos como espacio y mobiliario para montar una cena de 12 personas y una posible habitación de invitados con dos camas y su propia ventana. *

Es probable que el punto de vista de canadienses y norteamericanos, con sus costumbre de casas que nosotros consideraríamos enormes, sea diferente en este asunto; convirtiendo la idea de una vivienda más frugal, de menor superficie pero más habitable, en una revolución social.

Lo sorprendente es que por aquí, en Europa, con millones de apartamentos de superficies similares, no tengamos a muchos Graham Hill dedicándose a diseñar y promover las soluciones para multiplicar la alegría de vivirlos.

Parece que es algo por hacer.

* No enlazo información del apartamento porque tendrá su propio artículo más adelante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *